El lugar de un clásico contemporáneo: 2666 de Roberto Bolano